HERMOSILLO, Son. 20, abr. 2017.- Las prácticas de quemar la maleza para limpiar praderas y prepararlas para  las próximas lluvias de verano, causan incendios forestales.

Las rachas de viento provocan que cualquier chispa inicie un incendio como ocurre en la región de Huachineras, en la sierra alta de Sonora.

Ahí son varios cientos de hectáreas las que hasta ahora se han consumido, informó Fausto Martínez Shiels, gerente de la Comisión Nacional Forestal en Sonora.

"De Huachineras inició el incendio en el rancho 'Las Traises', ahí se está trabajando con la brigada oficial de Cumpas y dos brigadas rurales de Mesa de 3 Ríos y alrededor llevamos 700 hectáreas de afectaciones que es pasto y hojarasca", explicó.

Año con año, los ganaderos inician prácticas de limpiar  las parcelas pero no toman las medidas de seguridad necesarias para evitar se salgan de control.

"Sí, las parcelas para limpiar y que puedan más adelante hacer sus siembras y se salen de control por falta de asesoría, que si se va hacer una quema, se tiene que dar aviso a los vecinos, que hay un protocolo para ello, para hacer este tipo de quemas", dijo.

El gerente de Conafor en Sonora, dijo que en menos de un mes de iniciada la primavera, el pasto y la hojarasca cada vez están más secas y las posibilidades de incendios son mayores.

"Ya las temperaturas en la sierra están arriba de los 38 grados, el pasto ya está muy seco y la humedad ambiental está muy baja, entonces así están los factores, más el viento, rachas de 30-40 kilómetros están las condiciones perfectas, para que se puedan propagar los incendios", indicó.

En la presente temporada se han registrado 26 incendios forestales, que han afectado por el momento 2 mil 630 hectáreas en las zonas de Álamos, Yécora y Nogales, principalmente.

En lo que se refiere al incendio en  el municipio de Yécora, este ocurre muy cerca de la comunidad de santa rosa que había iniciado hace cuatro días y sofocado un par de días después, pero de nueva cuenta, le prendieron fuego.