HERMOSILLO, Son. 20, abr. 2017.- Los incendios forestales, así como de maleza y basura que se registran principalmente durante el verano en la ciudad, contribuyen a la contaminación y mala calidad del aire en Hermosillo, reconoció Saúl Ruiz Fernández.

El director de Ecología de Cidue, indicó que si bien los niveles contaminantes no sobrepasan la media que es de 75 microgramos por metro cúbico, sí se llega a resentir, sobre todo si son constantes.

“Todo el material particulado de incendios también incrementa las concentraciones en el ambiente”, precisó.

Las principales fuentes de contaminación que llegan a afectar la calidad del aire y, consigo, la salud de las personas, provienen del polvo, la combustión vehicular, carbono quemado y de algunas partículas finas de materiales de construcción.

“Una conjugación tanto de lo que es la combustión interna de la gasolina, como con combustiones extraordinarias de todo el sector norte donde hay ladrilleras, se utilizan combustibles diversos sin ningún control, entonces esos factores incrementan los factores de contaminación”, precisó.

En Hermosillo hay cuatro estaciones de monitoreo en los diferentes puntos de la ciudad y se está por instalar una más, en donde las tendencias anuales reflejan una mayor contaminación en las áreas del norte y sur de la ciudad, sobre todo en periferias.

La mayor parte del año, especificó que en Hermosillo se tienen los niveles permisibles que varían de 20 a 78 micras y se llega a sobre elevar a 110 en temporada de frío por inversión térmica y cuando no hay viento, como son los meses de diciembre, enero y febrero.